viernes, 1 de marzo de 2013

cinco

El sábado pasado Vera cumplía 5 años. Nada más y nada menos. Cualquiera que tenga hijos comprenderá el miedo que se siente al ver el vertiginoso paso del tiempo. Pero, por otro lado, poder verlas aprender, sentir su emoción y crecer con ellas, es algo que no tiene precio. Ella estaba emocionada y nosotros disfrutamos contagiandonos de su alegría.
 
 
Barra libre de chuches.
 
 
Siempre ayudando
 
 
Un cumpleaños sin piñata no es cumpleaños.
 
Los globos, las piruletas y las pajitas son de la fiesta de Olivia, los eligió Vera. Los banderines de tela son de retales que también ella eligió, y la piñata "casera" surgió por arte de magia la noche anterior (de goma Eva, muy facil de hacer)
 

2 comentarios:

  1. que guay , seguro que se lo paso pipa tanto preparándola como destrozando luego jajaja ninguna queremos que crezcan pero es ley de vida asi que ahora lo que nos toca es disfrutarlas muchísimo y hacerles millones de fotos :D

    ResponderEliminar
  2. que guay , seguro que se lo paso pipa tanto preparándola como destrozando luego jajaja ninguna queremos que crezcan pero es ley de vida asi que ahora lo que nos toca es disfrutarlas muchísimo y hacerles millones de fotos :D

    ResponderEliminar